El Estado Islámico y la tumba del Şah Solimán

Osmán Gazi (1258-1326) fue el fundador de la dinastía osmanlí que dio nombre al Imperio Otomano (Osmanlı İmparatorluğu en turco). En esta nota hablo de la tumba de su abuelo, el rey o Şah Solimán (c. 1178-1236).

Dicen las crónicas que el rey Solimán murió ahogado en el Éufrates. Y fue en la orilla de este río donde erigieron su tumba. En el transcurso de la I Guerra Mundial (1914-1918) el Imperio Otomano se derrumbó y el lugar en que se hallaba la tumba del Şah Solimán cayó en el territorio del Mandato francés sobre Siria. A medida que los turcos kemalistas ganaban batallas en la Guerra de Liberación (1919-1923), expulsaban a los invasores occidentales y afianzaban su dominio sobre la península anatolia, se vieron en condiciones de imponer sus demandas en el tablero de la política internacional. Una de ellas atendía a la preservación del patrimonio histórico turco.

La posición de la tumba en el Castillo de Caber hasta 1973.La posición de la tumba en el Castillo de Caber hasta 1973.

El Tratado de Ankara, suscrito por la Gran Asamblea Nacional turca y el Estado francés en 1921, y confirmado en 1923 por el Tratado de Lausana entre la naciente República de Turquía y la comunidad internacional de la época, reconocía la pretensión turca de ondear su enseña nacional en el lugar donde se hallaba la tumba del Şah Solimán, así como que un destacamento del ejército turco la custodiase permanentemente. En los setenta el régimen sirio construyó la presa de Tabqa en el Éufrates para formar el Lago Assad. Esto obligó a trasladar la tumba del rey Solimán más al norte en el curso del Río Éufrates. Por último, Siria y Turquía firmaron un protocolo en 2003 que daba derechos de tránsito a los nacionales turcos implicados en las labores de restauración y mantenimiento de la tumba.

La posición de la tumba entre 1973 y 2015.

La posición de la tumba entre 1973 y 2015.

Y así andaban las cosas cuando se desató la guerra civil siria. En 2012 Tayyip Erdoğan, entonces Primer Ministro turco, declaró que el lugar donde radicaba la tumba era territorio turco, y que cualquier ataque sobre el mismo debería ser considerado un ataque a un Estado miembro de la OTAN. En 2014 emergió el Estado Islámico, cuyos combatientes alcanzaron posiciones muy próximas al recinto de la tumba y exigieron la retirada de los soldados turcos que la custodiaban. Parece que el Gobierno turco se planteó la intervención armada directa en el conflicto sirio basándose en la amenaza que el Estado Islámico suponía para la tumba del rey Solimán. Finalmente, en la noche del 21 al 22 de febrero de 2015, el Gobierno turco lanzó la operación militar Şah Fırat, en la que un centenar de tanques y otros vehículos blindados turcos penetraron en territorio sirio con el fin de trasladar la tumba a una nueva posición y evacuar a los soldados turcos que la custodiaban. Ahora la tumba se encuentra aún en territorio sirio bajo control militar turco, a 22 kilómetros de la famosa Kobanê pero a tan sólo doscientos metros de la frontera con Turquía.

Castellón de la Plana, 26 de febrero de 2015.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s