Irán: la revolución que pudo no ser

Alejandro Salamanca Rodríguez

En 1976 el 70% del censo español participó en el referéndum de la ley para la reforma política. Un 77% votó afirmativamente. En el ’78, tres años después de la muerte del dictador, el 67% del censo electoral español participó en el referendum constitucional. El sí a la constitución ganó con un 98% de los votos.

En marzo de 1979, poco después de que el Shah huyera del país, el 98% de los iraníes votaron en un referéndum para la instauración de una república islámica. El 99% votó que sí. En diciembre del mismo año, el 71% de los iraníes votó el proyecto de constitución en otro referéndum. El 99% de los votantes aprobó la constitución.

¿Cuál es la legitimidad de ambos regímenes? El de Irán surgió de la revolución y la lucha por el poder durante los primeros caóticos meses, donde una facción determinada se hizo con el poder. El español [vino de] una transición “modélica”, diseñada y negociada para evitar desórdenes. La historia posterior es muy diferente (España entrando en la UE y la OTAN, Irán siendo invadido por Iraq y fracasando en una ofensiva contra Sadam muy dolorosa), y también la anterior (la alfabetizacion de España rondaba el 80% y la de Irán el 40), aunque hay similitudes interesantes. En todo caso, ¿qué hubiera pasado si el Shah hubiera muerto en cama? ¿Lo habría dejado todo atado y bien atado? ¿Hablaríamos hoy de la modélica transición de Irán a la democracia?

 

Carlos García Muñoz

A mí me parece errático introducir el ejercicio de historia-ficción de qué habría pasado si el Şah hubiese muerto en cama para comparar la transición española con la revolución iraní. Quizá deberías coger otro supuesto, el portugués, y no el español. La pregunta es: ¿hubo elecciones constituyentes en Irán? (En España ya sabemos que no)

 

Alejandro Salamanca Rodríguez

Pero no me interesa la transición española más que como punto de referencia. No hubo constituyentes en Irán, igual que no las hubo en España.

Hago historia-ficción porque uno de los libros que estoy leyendo (bastante malo) especula constantemente con que la revolución pudo haber sido evitada.

 

Carlos García Muñoz

La que pudo ser una revolución lusa hacia el socialismo teledirigida por militares comunistas al margen de la voluntad popular, acabó siendo una “transición portuguesa” hacia la democracia de partidos, con independencia de que las elecciones constituyentes fueran convocadas por un consejo militar.

Los dos referendos iraníes que citas, por el contrario, en ningún momento llaman a las urnas para medir el apoyo popular de las distintas fuerzas políticas, sino que quien detentaba de facto el poder diseñó la agenda política a su favor: primero elegir entre república islámica o “dios sabe qué”, luego votar una Constitución islámica o “dios sabe qué”, y finalmente convocar elecciones legislativas bajo el marco constitucional de república islámica ya establecido.

En el caso español hubo, entre el referéndum para la reforma política y el referéndum constitucional, elecciones legislativas. Al margen de que los partidos republicanos no fueron legalizados y muchas opciones de izquierda contaron con pocos meses para prepararse en igualdad de condiciones que otros contendientes, lo importante es que esas elecciones legislativas precedieron a la redacción de la Constitución.

Por lo que leo en la wikipedia (aberrante para un historiador que le ¿rebatan? con esa fuente, a joderse) el primer proyecto de constitución iraní lo redactó el consejo revolucionario en junio de 1979, y en él no se preveían grandes cambios respecto a la Constitución de 1906: el monarca sería sustituido por un presidente con fuertes atribuciones (modelo gaullista) y los clérigos no tendrían un rol importante en las instituciones del país. El ayatolá Jomeini parecía dispuesto a aceptar ese proyecto y a someterlo directamente a referéndum.

Pero fueron otros opositores de izquierda quienes se empeñaron en que ese proyecto pasara antes por un órgano con legitimidad democrática para que éste pudiera enmendarlo. En verano se eligió así a la Primera Asamblea de Expertos para la redacción de la Constitución, en la que el Partido Revolucionario Islámico obtuvo una victoria arrolladora y “radicalizó” el contenido islámico de la Constitución y el rol de los clérigos en el nuevo sistema político.

Así que explica bien las cosas cuando hagas tus analogías. ¡Mencionar esas elecciones del verano de 1979 era esencial para darte la razón!

 

Alejandro Salamanca Rodríguez

Precisamente mi [contenido privado]. La whiskypedia es caca.

 

Carlos García Muñoz

Tal como te he rebatido y tal como me has contestado parece que no te dé la razón y que la wikipedia esté en tu contra, cuando tanto mis comentarios como la wikipedia apoyan tu comparación pero critican el modo deficiente en que la explicaste xD:

– Referéndum para la reforma política de diciembre de 1976 / referéndum para instaurar la república islámica de marzo de 1979.

– Elecciones generales de junio de 1977 / elecciones a la convención constitucional iraní de agosto de 1979.

– Referéndum constitucional de 1978 / referéndum constitucional de diciembre de 1979.

¡Aprende!

 

Alejandro Salamanca Rodríguez

No me estoy expresando bien (tenía que [contenido privado] y todo era con prisas).

Me interesa saber cuál es la base de la legitimidad de un régimen autoritario. No es sólo la violencia y el miedo, sino el apoyo de una base social que está con el régimen por los motivos que sean. Me interesa saber qué pasa con esa base social una vez el régimen desaparece. Al mismo tiempo, me doy cuenta de que las aspiraciones y deseos de la gente (libertad, democracia…) se pueden canalizar para legitimar proyectos politicos de muy diversa índole, a través de una calculada ambigüedad o el “no queda otra”.

La revolución iraní, en fin, me parece un acontecimiento fascinante. Estoy abordándola de muchas formas: los antecedentes culturales; la lucha por el poder; el rol de los “exiliados” o inmigrantes politicamente activos en los que se basó el primer gobierno provisional; la legitimacion a traves de las urnas; los límites de la constitución (en Irán también dicen que no se toca); etc.

Mi viaje intelectual este año consiste en “quitarle el velo” a Oriente Medio y ver lo que hay detrás de todo el batiburrillo religioso que nos venden los medios; descubrir las complejidades y particularidades, pero sin perder de vista que las sociedades acaban funcionando más o menos parecido y que todos somos seres humanos.

Castellón de la Plana, 17 de febrero de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s