Las letras de la humanidad

A diferencia del léxico o la gramática de las variopintas lenguas que se han reproducido en nuestra Torre de Babel planetaria, observar los sistemas de escritura empleados a lo largo de los siglos nos permite apreciar de un primer vistazo cuáles fueron las grandes rutas migratorias y comerciales del pasado por donde se transmitió la escritura junto con otros conocimientos y avances técnicos; es más, la expansión en el uso de uno u otro sistema refleja claramente el poder político y la influencia cultural de las grandes civilizaciones y sociedades internacionales particulares de cada momento histórico. Pues a diferencia de los idiomas, la adopción (o creación) de un nuevo “alfabeto” ha obedecido la mayoría de veces a razones políticas, religiosas e ideológicas que van más allá de la imposición cultural o represión puntual de los hablantes de una lengua por meros derechos de conquista.

A continuación ofrezco un intento de enunciar de manera esquemática la mayor parte de estos sistemas y las relaciones entre los mismos:

Escritura cuneiforme

  • Ugarítico
  • Persa antiguo

Jeroglíficos

  • Hierático
    • Demótico
      • Meroítico

Abjad protosinaítico o protocananeo

  • Musnad, alfabeto yemení o sudarábigo
    • Ge’ez (ግዕዝ): utilizado en el amhárico y otras lenguas etíopes.
  • Asomtavruli o mrgvlovani
    • Nusxuri o kutxovani
      • Mxedruli o georgiano (მხედრული)
  • Fenicio
    • Libio o líbico-bereber -> Tifinagh
    • Paleohebreo
      • Samaritano
    • Arameo
      • Hebreo (עִבְרִית )
      • Nabateo
        • Sinaítico
          • Alifato o alfabeto árabe (أَبْجَدِيَّة عَرَبِيَّة)
      • Palmireno
      • Mandeo
      • Siríaco
        • Maniqueo, sogdiano
          • Uigur antiguo
            • Mongol
          • Orhun o alfabeto de los göktürkler (turcos celestes) [discutido]
        • Abugida o alfasilabario brahmi
          • Damili o tamil-brahmi
            • Tamil (தமிழ் அரிச்சுவடி)
            • Vatteluttu
              • Balinés
          • Gupta
            • Asamés
              • Bengalí (বাংলা লিপি)
            • Sarada
              • Landa
                • Gurmuji
            • Siddham
              • ‘Phags-pa
              • Tibetano (དབུ་ཅན་ o དབུ་མེད)
            • Nagari
              • Oriya u oriá
              • Devanagari (देवनागरी)
              • Kaithi
              • Sylheti nagari o silôti nagôri
              • Modi
          • Nepalés…
          • … Los abugida del sudeste asiático son INTERMINABLES.
    • Alfabeto griego (ελληνικό αλφάβητο)
      • Copto: añade caracteres demóticos.
      • Etrusco o itálico antiguo
        • Rúnicos
      • Latino (abecedarium)
      • Armenio (Հայկական այբուբեն)
      • Grafía uncial
        • Ulfilano o moesogótico (añade caracteres latinos y rúnicos) -> Gótico
        • Cirílico (кириллица, ћирилица…)

Chino arcaico en huesos oraculares -> Escritura de sello -> Sinogramas (漢字 en chino tradicional y japonés, 汉字 en chino comunista)

  • Silabarios japoneses o kana (manyōgana y hentaigana)
    • Hiragana (ひらがな)
    • Katakana (カタカナ)
  • Hangul o “alfabeto” coreano

Escritura ogam u ogham: empleada en el picto y gaélico.

Jeroglíficos, variaciones hieráticas y demótico

Jeroglíficos, variaciones hieráticas y demótico

Alfabetos iranios, armenio y georgianos

Alfabetos iranios, armenio y georgianos

Comparativa entre letras latinas, griegas, fenicias, hebreas y árabes

Comparativa entre letras latinas, griegas, fenicias, hebreas y árabes

Tabla comparativa: fenicio, paleohebreo (aparece como “hebreo”), arameo, palmireno, nabateo y hebreo (aparece como “judaico”)

Evolución de la escritura nabatea a la sinaítica y árabe

Evolución de la escritura nabatea a la sinaítica y árabe

Cambios en el sogdiano

Cambios en el sogdiano

Por qué la escritura siríaca se extendió entre algunos pueblos túrquicos y mongoles de Asia central

Por qué la escritura siríaca se extendió entre algunos pueblos túrquicos y mongoles de Asia central

Escrituras bráhmicasEscrituras bráhmicas

Fenicio, griego, etrusco y latino

Fenicio, griego, etrusco y latino

Alfabetos septentrionales itálicos

Alfabetos septentrionales itálicos

Alfabetos rúnicos, supuestamente inspirados en los itálicos

Alfabetos rúnicos, supuestamente inspirados en los itálicos

Evolución de los hanzi (en chino) o kanji (en japonés) a partir de sus formas más primitivas

Evolución de los hanzi (en chino) o kanji (en japonés) a partir de sus formas más primitivas

Evolución de los kanji al manyogana y finalmente hiragana

Evolución de los kanji al manyogana y finalmente hiragana

Sistemas de escritura en la actualidadSistemas de escritura en la actualidad

Madrid, 3 de abril de 2013.

ADDENDVM

Pedicabo ego vos et irrumabo,
Aureli pathice et cinaede Furi,
qui me ex versiculis meis putastis,
quod sunt molliculi, parum pudicum.
Nam castum esse decet pium poetam
ipsum, versiculos nihil necesse est;
qui tum denique habent salem ac leporem,
si sunt molliculi ac parum pudici,
et quod pruriat incitare possunt,
non dico pueris, sed his pilosis
qui duros nequeunt movere lumbos.
Vos, quod milia multa basiorum
legistis, male me marem putatis?
Pedicabo ego vos et irrumabo.

“Os daré por el culo y me la chuparéis, 
maricón Aurelius y sodomita Furius,
que por mis versos, como son lascivos,
me habéis considerado un desvergonzado.
Aunque es procedente que el poeta honorable
sea personalmente casto;
no es necesario que lo sean sus versos,
que, en definitiva, tienen sal y gracia
si son lascivos y desvergonzados
y pueden provocar escozor, no digo a los muchachos,
sino a esos peludos viejos que no pueden mover sus culos.
¿Vosotros, porque habéis leído miles de besos,
me consideráis poco macho?
Os daré por el culo y me la chuparéis.”

Leía en esta fuente que nadie se atrevió a traducir el poema de arriba, escrito por el poeta latino Cayo Valerio Cátulo en el siglo I a.C., hasta fechas recientes. Por curiosidad, busqué al autor en la Wikipedia y vi que en ella se denomina Gayo y no Cayo. Recordando de mis clases de derecho romano que el menganito de los supuestos prácticos era siempre un Cayo, pero que el famoso jurisconsulto sirio se llamaba Gayo, le preguntó a un amigo profesor de latín si en realidad se trataba del mismo nombre. Su respuesta fue tan detallada y enriquecedora que viene genial para concluir esta publicación. Añado también el comentario que le hice entonces a su respuesta.

José:

Respuesta breve: diferencias gráficas. Los romanos, con todo, solían escribirlo sistemáticamente con C en vez de G, aunque se leía como G.

Respuesta muuuy larga:

Hay que entrar un poco en uno de mis temas fetiche, la historia del alfabeto. El abecedario latino es una evolución/adaptación del etrusco, a su vez una adaptación de un alfabeto griego regional y arcaico (y, además, no ático, que es el que después se estandarizará) que a su vez proviene de un abjad fenicio (es decir, un sistema gráfico que solo representa consonantes; representar las vocales es un invento griego). Este alfabeto griego usaba la letra Γ (gamma — todas las letras las pondré en mayúsculas porque es como se “inventaron”, la minúscula es un invento muuuy posterior) para el sonido /g/, la Κ (kappa) para el sonido /k/ y la Ϙ (qoppa) para el mismo sonido tras o y u (representaba un sonido en fenicio que los griegos no tenían).

Pues bien, ahora llegan los etruscos y, como no tienen en su lengua un sonido /g/, deciden distribuir estas tres letras para tres alófonos distintos (es decir, tres sonidos distintos pero que, a efectos lingüísticos, no hacen que “cambie” la palabra — algo similar a lo que sucede con la -n- en castellano en cana/acción/canguelo > las tres “n” suenan diferentes pero no se considera una diferencia relevante). Usan la Γ para las combinaciones k+a o k+consonante; la Κ para k+e o k+i y la Ϙ para k+o y k+u.

Cuando los romanos empiezan a escribir (bajo la enorme influencia cultural etrusca), mantienen esta distribución de usos, aunque al final se acabará estandarizando la Γ (que si la giras 45ª grados verás que es una C mayúscula basta) como grafía básica del sonido /k/, la q se especializará solo para las combinaciones de q+u (que en latín la u se leía; en castellano ya no pero se mantiene esta combinación por pura inercia) y la grafía desaparecerá más allá de cuatro casos contados (como en la palabra latina kalendas)

Todo esto está muy bien, pero ¿qué sucede con la g? Pues tenemos un problema, porque el alfabeto etrusco no tenía ninguna letra para representar este sonido, así que los latinos, quizá en recuerdo de su valor originario, usaban la Γ indistintamente para los sonidos K y G, como se pueden ver en restos epigráficos muy antiguos, hasta que hubo alguien (la tradición cuenta que un liberto, el primero que abrió una escuela [privada] en Roma) que inventó la letra G por el simple procedimiento de añadirle un rabito a la Γ. Sin embargo, la antigua grafía se mantuvo en algunos puntos, sobre todo en nombres propios: Cnaeus y Caius (que todos, sin embargo, leían como Gnaeus y Gaius).

Respecto a Catulo, es un poeta realmente interesante, capaz de escribir cosas tremendamente líricas y otras tremendamente pastelonas (y de ser un poco niñato en su relación con su musa, a la que bautiza “Lesbia”, quizá una mujer casada y mayor que él). Sin embargo, eso no quita que le pudiera gustar algún chico de vez en cuando — cuando se habla de sexualidad en la Antigüedad, suele ser buena idea dejar de lado las nociones de “heterosexualidad” y “homosexualidad”, porque nos suelen empantanar en concepciones modernas.

Carolus:

O sea, que los fenicios tenían sonidos diferentes para los bisabuelos de la G, la K y la Q; los griegos sólo tenían sonidos /G/ y /K/, de modo que repartieron /K/ entre los abuelos de K y Q; los etruscos sólo tenían el sonido /K/, con tres alófonos que asignaron a los padres de G, K y Q; los romanos distinguían entre /G/ y /K/, de modo que repartieron /G/ entre el abuelo resucitado de G (nos olvidamos del padre etrusco de G) y una K travestida en C. ¡Guau!

Esa (no) distinción entre C y G para ciertos nombres me ha recordado esto: en los silabarios japoneses la única distinción entre H y P es un redondel (º) llamado “maru”: así, en hiragana es は ひ ふ へ ほ (ha, hi, hu, he, ho) y ぱ ぴ ぷ ぺ ぽ (pa, pi, pu, pe, po). Una nipona profesora de japonés que conocí en Heidelberg me explicó (en alemán, no sé si me enteraría bien), que fueron los jesuitas españoles/portugueses quienes introdujeron ese “maru” para distinguir la escritura de ambos sonidos. Hasta la fecha no he conseguido confirmarlo.

Castellón de la Plana, 27 de junio de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s