Atatürk ante la Guerra Civil Española: el Karadeniz

¿Qué postura adoptó Turquía frente a la sublevación militar contra el Gobierno de la República española? ¿Hay algún aspecto o evento de la Guerra Civil Española protagonizado por turcos que merezca rescatar del olvido? A estas preguntas trataré de responder en esta nota.

Antes que nada, querría recalcar que los regímenes republicanos español y turco impulsaron reformas sociales de gran calado en los años treinta. Así, desde el estado se quiso empoderar a la mujer (las turcas, como las españolas, votaron antes que las francesas o las suizas), llevar la instrucción pública y la cultura a todos los rincones del país (las Misiones Pedagógicas de la España republicana fueron las Halkevleri o Casas del Pueblo de Mustafa Kemal Atatürk) y doblegar el poder religioso. El kemalismo, aun funcionando como un régimen de partido único, pretendía traer la modernidad a Turquía, como la República sacarnos a los españoles definitivamente del atolladero del Antiguo Régimen (cuando hablo de República española aludo a un ideal de corte liberal e incipiente socialdemocracia enmarcado en los años 1931 a 1933, periodo conocido por los historiadores como «primer bienio»).

Advertencia: cuanto aparece a continuación, incluidas las imágenes escaneadas, procede casi exclusivamente de Mehmet Necatı Kutlu, İspanya İç Savaşı dönemi Türk-İspanyol ilişkilerine dair düşünceler ve bir örnek olay, un artículo contenido en Tarih Boyunca Türk-İspanyol İlişkileri («Las relaciones turco-españolas a lo largo de la historia»), un libro editado por la Embajada de Turquía en España a partir de un seminario que tuvo lugar en 2007. El libro incorpora una traducción al castellano del artículo, pero ésta es tan deficiente que he estimado más oportuno narrar el contenido a mi manera en lugar de copiarlo corregido.

Parece que en el nº 10 de la revista Hesperia Culturas del Mediterráneo figura una versión castellana impecable del artículo, pero no tengo acceso íntegro a él.

Con estos antecedentes, pareciera que el Gobierno turco no simpatizaría de ningún modo con el bando rebelde tras el estallido de la Guerra Civil Española. Y en un principio así fue. El académico Sinan Kuneralp, experto en historia diplomática otomana y turca, señala que desde Turquía se recelaba del apoyo italiano a los militares sublevados en España: Italia poseía por entonces el Archipiélago del Dodecaneso, frente a las costas de Anatolia que había ocupado hasta no muchos años atrás, y se acababa de anexar el Imperio de Etiopía. Si quien había sido tu enemigo se mostraba belicoso y prestaba ayuda a uno de los bandos, tú no debías apoyar el mismo bando; esa era la lógica. Asimismo, la prensa turca comparaba la sublevación militar en España con las insurrecciones contra la Sublime Puerta que había protagonizado un siglo atrás el gobernador de la provincia otomana de Egipto, Mehmet Alí, quien llegó a invadir Siria y a penetrar en Anatolia.

Pero lejos de prestar la más mínima contribución al bando republicano, el Gobierno turco siguió a pies juntillas las directrices del Comité de No Intervención, hasta el punto de aprobar el 20/02/1937 un decreto (kararname) que prohibía a los nacionales turcos participar en la Guerra de España (y es que del Archivo General Militar de Guadalajara y de lo que expone Francisco Sánchez Ruano en Islam y la Guerra Civil Española parece evidenciarse que algunos turcos engrosaban las filas de las Brigadas Internacionales).

Decreto 1
Decreto del Ejecutivo turco, fechado el 20/02/1937.

En cualquier caso, Turquía mantuvo su legación en Madrid, en la medida que la legación española en Ankara era fiel al Gobierno de la República. Por el contrario, el embajador español en Rumanía, un marqués llamado Pedro Prat y Soutzo, se había hecho falangista en octubre de 1936 y durante la Segunda Guerra Mundial prestaría desde Turquía importantes servicios de espionaje a favor del Eje que no vienen a cuento en esta nota. Al frente de la legación turca en el Madrid de la guerra estuvo el Encargado de Negocios Tevfik Kâmil Koperler, un importante protagonista de la historia que seguidamente voy a narrar.

Al inicio de la contienda, en el verano de 1936, numerosos monárquicos y otros simpatizantes del bando rebelde (o en todo caso personas a las que les convenía más estar en la España nacional, pero que la sublevación les había pillado en la zona republicana), procedieron a registrar sus bienes inmuebles a nombre de la legación turca (Sinan Kuneralp cita el ejemplo del edificio Montesquinza) y hallaron refugio seguro en ella y sus edificios anexos. En total eran más de setecientas personas entre mujeres, hombres y niños, que permanecieron en esta situación hasta mayo de 1937. En ese tiempo, el Gobierno de Turquía negoció con el de la República el modo de evacuar a esos refugiados políticos de la España roja sin que sufrieran ningún percance. Se convino que serían trasladados en autobuses que portasen la enseña nacional turca, desde Madrid hasta el puerto de Valencia. Allí embarcarían en el Karadeniz («Mar Negro»), un viejo navío que diez años antes había recorrido los principales puertos europeos con la finalidad de que los locales pudieran visitar una exposición a bordo sobre las manufacturas, la cultura y el patrimonio histórico y artístico de la naciente República de Turquía.

Este último inciso sobre la utilización del Karadeniz en la segunda mitad de los años veinte como carta de presentación del nuevo régimen turco lo he sacado de esta entrada del blog Ayhan Enginar.

El diario turco Ulus («La Nación») del 22 de abril de 1937 informó de que el Karadeniz había zarpado el día anterior rumbo a España para traer a los refugiados políticos de la legación de Madrid. El mismo periódico recogió el 12 de mayo que el traslado de los refugiados a Valencia proseguía y que el Karadeniz zarparía de regreso a Turquía unos pocos días después. Con el fin de atender a los refugiados, y según consta en el Archivo de la República de Turquía en relación con la Oficina del Primer Ministro (Türkiye Cumhuriyeti Başbakanlığına bağlı Cumhuriyet Arşivi), el 20 de mayo el Gobierno turco dictó las órdenes necesarias relativas al acomodo y la atención médica de los refugiados, así como la constitución de una comisión de coordinación y una consignación presupuestaria de 30.000 liras turcas de la época para sufragar los gastos a través de la Media Luna Roja.

Decreto 2
Consignación presupuestaria para la atención de los refugiados fechada el 20/05/1937 (derecha).

Sin embargo, cuando el Karadeniz hizo escala en Siracusa (Sicilia), los refugiados se negaron a seguir el viaje y, en contra de la voluntad de la tripulación, que tenía órdenes de llevarlos hasta Turquía, consiguió desembarcar en la isla. Desde ese punto entrarían de nuevo en España, pero esta vez en la zona nacional por el puerto de Cádiz. Eso sí, al comisario del navío turco se le hizo entrega de una carta redactada en francés y firmada por 192 de los refugiados, del siguiente tenor:

«Nosotros, los abajo firmantes, refugiados españoles, habiendo encontrado protección bajo la bandera de Turquía, representada en Madrid por Su Excelencia Tevfik Kâmil Koperler, cuya magnanimidad y labor humanitaria nos han salvado la existencia, declaramos que el 23 de mayo de 1937, los refugiados españoles llegados a Siracusa a bordo del barco Karadeniz y llevados por el mismo fervor de patriotismo que la nación turca demostró en su Guerra de Independencia y, deseosos de llevar a cabo su deber por la salud de la patria, han rehusado someterse a las órdenes del comisario y de las autoridades del barco —quienes les han acogido y cuidado de ellos generosamente— y han utilizado todos los medios imaginables para lanzarse fuera del barco, y que han llegado finalmente a desertar a pesar de todos los esfuerzos empleados por la tripulación para impedírselo.»

Por cierto, uno de estos refugiados fue un tío del cantante Julio Iglesias, Manuel Iglesias-Sarria y Puga. El diario Hürriyet centró su titular en este dato cuando recogió la historia de los refugiados españoles del Karadeniz en un artículo de 2009.

Menos claros son los datos relativos a un segundo grupo de personas, mucho menos numeroso, que también se refugió en las dependencias de la legación turca en 1938. Sinan Kuneralp opina que eran parte del primer grupo de refugiados a quienes las autoridades republicanas no habrían dejado abandonar España en el Karadeniz; mientras que en el testimonio oral del conserje de la legación, Mustafa Topaloğlu, y en un informe sobre el asunto enviado al Gobierno de Burgos por el ya citado Pedro Prat y Soutzo, no se aprecia relación alguna entre los dos grupos de refugiados. Sólo hay constancia de que, en esta ocasión, la legación turca fue asaltada por las milicias republicanas y los refugiados quedaron arrestados.

Mis reflexiones

Son conocidas las historias de los niños de la guerra civil que acabaron en la Unión Soviética, la del navío Winnipeg con el que multitud de refugiados republicanos arribaron a Chile, y la de esos últimos barcos abarrotados de gente que abandonaban el puerto de Alicante en los días finales de la guerra, rumbo a Argelia o Túnez. Sin embargo, no había conocido ninguna historia de refugiados del bando nacional semejante a la que recojo en esta nota.

Asimismo, que estos españoles se refugiaran en una legación y luego fueran transportados en autobuses con banderas turcas, recorriendo la España republicana sin que les pasara nada, me ha recordado la película de TVE El ángel de Budapest, que relata la protección que el personal de la legación española en Budapest, y en especial el Encargado de Negocios al frente de la misma, el diplomático Ángel Sanz Briz, brindó a muchísimos judíos húngaros en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial. Muy anterior es la producción de Rai Italia Giorgio Perlasca, que versa sobre lo mismo pero centrándose en un ayudante italiano de la legación española que se quedó al mando de la misma tras la marcha de Ángel Sanz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s