El mito de San Schuman

Cualquier manual o asignatura sobre el derecho y las instituciones de la Unión Europea dedica las primeras páginas o lecciones a tratar la historia de este ente de una manera bastante mesiánica, reduccionista y deplorable:

  • Se describen actos improvisados como hazañas calculadas (véase la CECA).
  • Se dibuja la génesis de grandes políticas donde no había más que dirigentes nacionales que utilizaban las Comunidades como vertederos en los que diluir sus problemas locales (es el caso de la insostenible política agrícola francesa desembocando en la PAC).
  • Se le presume al proyecto europeo la autoría de muchas obras y milagros sin la más mínima evidencia de causalidad.

Si hubiera sido por Francia, Alemania habría sido un país eminentemente agrícola como deseaban los soviéticos. Pero los Estados Unidos empujaban para que Alemania Occidental volviera a ser una potencia industrial y militar. Los franceses, atemorizados por este empeño del otro lado del Atlántico, hicieron de la necesidad virtud y el 9 de mayo de 1950 un político llamado Schuman anunció una propuesta que se considera la piedra sobre la que se edificó el proyecto europeo. Mas no fue tan lineal la cosa. A mi juicio, la verdadera piedra fundacional de la Unión que hoy conocemos fueron las sentencias Van der Loos y Costa contra ENEL de 1963 y 1964 respectivamente.

La integración europea es una necesidad, no un credo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s