Pîrî Reis y la Costa del Azahar

Almirante y geógrafo para los turcos y pirata o corsario para los españoles, Pîrî Reis es famoso por su enigmático mapa del Atlántico (1513), que fue redescubierto en los años veinte del siglo pasado y ha dado pie a numerosas lecturas, a cuál más rocambolesca, según las cuales muchas regiones de Sudamérica todavía no exploradas ya aparecerían representadas en el mapa.

Pero la obra de Pîrî Reis a la que dedico esta nota es el Kitab-ı Bahriye o Libro de las Materias Marinas (1526), un atlas náutico donde el otomano recogió multitud de descripciones de toda la cuenca mediterránea. Ertuğrul Önalp tradujo una parte al castellano y la incluyó como artículo en las I Jornadas de Historia organizadas por el Instituto Cervantes de Estambul en la Universidad del Bósforo los días 31 de octubre y 1 y 2 de noviembre de 2002. Éstas llevaban por título «España-Turquía. Del enfrentamiento al análisis mutuo» y sus actas llegaron por fin a mis manos en forma de libro. Transcribo seguidamente la breve descripción del litoral comprendido entre Valencia y Peñíscola:

Velense [Valencia] y Parselonya [Barcelona] antiguamente se hallaban bajo el mandato del señor de Cataluña, pero más tarde las dos ciudades entraron a formar parte del dominio del rey de España. En la actualidad esto continúa igual.

Velense es una gran ciudad situada en una vega a 3 millas de distancia desde el mar. Los cañaverales de azúcar circundan la ciudad, entre los cuales recorre un gran río que desemboca en el mar. Las pequeñas embarcaciones pueden adentrarse en el río. La desembocadura y la parte hacia el oriente están cubiertas de playas. Los barcos que van allí en verano fondean a 2 millas alejados de la costa. La profundidad del lugar en que permanecen fondeadas las embarcaciones oscila entre 5 y 18 brazas. Cuando sopla un viento contrario, los barcos, con el fin de hacerse a la vela y alejarse lo antes posible mar adentro, echan anclas alejados de la ribera.

En otro tiempo aquí capturamos siete naos con el difunto Kemal Reis.

Desde aquí hacia el nordeste-este, a 70 millas, está la islita de Kolombare [las Islas Columbretes]. La tripulación turca llama a esta isla “la isla de serpientes” por la razón de que aquí abundan serpientes que son inofensivas, igual que en la isla del mismo nombre que existe en el Mar Negro. Esta islita se llama Kolombare por la abundancia de huevos de gaviotas. El fondeadero de la isla está situado en la parte oriental donde las galeras pueden fondear tranquilamente.

Partiendo desde allí en dirección al noroeste se halla el cabo de Penişkare [Peñíscola], a 45 millas de distancia. Penişkare se parece a una isla. Desde este promontorio hacia el suroeste se llega a Valencia, que está a 75 millas. Toda esta costa de 75 millas son playas con aguas tranquilas, adecuadas para fondear.

En las fechas que Pîrî Reis elaboraba este atlas se estaban erigiendo muchos torreones a lo largo del litoral de la actual provincia de Castellón, precisamente para prevenir los ataques perpetrados por berberiscos y corsarios que, al servicio del sultán otomano, se servían de conocimientos pormenorizados como los antedichos. Todo esto ocurría en un Reino de Valencia que concentraba por entonces una de las poblaciones moriscas más numerosas en la península ibérica.

Hoy conservamos muchos de estos torreones, si no todos: Torre Bellver, Torre de San Vicente (en la foto), Torre de la Corda, Torre de la Colomera, Torreón del Rey, etc.

San Vicente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s